Una regla y un principio para el liderazgo cristiano

Una regla y un principio para el liderazgo cristiano

por Maria de los A. Pérez Pérez

Tanto de John C. Maxwell como de Stephen R. Covey son muchísimas las enseñanzas y herramientas que podemos adquirir con relación al tema del liderazgo. Ahora bien, como líder de una comunidad de fe, si tengo que seleccionar a una regla y un principio que escogería: la Ley de la Reproducción de Maxwell y el Principio de la Renovación de Covey.

Me explico, como creyente en Jesús, mi mayor deseo es que su iglesia crezca en todas las áreas que la componen. ¿Cómo lograrlo? He aquí dos conceptos sumamente necesarios para conseguirlo: reproducción de liderazgo y renovación. Claro está, siempre reconociendo la supremacía de la iluminación del Espíritu Santo dentro del caminar de la Iglesia.

Para que una iglesia sea exitosa en su misión necesita un liderazgo que se reproduzca, que desarrolle a otros líderes. Como inicia el proceso de reproducción? Comienza con uno mismo, es necesario tener un mentor del que podamos aprender, capacitarnos a nosotros mismos y a nosotras mismas para poder a su vez capacitar a los demás en beneficio de la iglesia de Jesús. Maxwell comenta en su libro, que casi todos los directores exitosos de la NFL han trabajado algún tiempo con otro líder fuerte que les enseñó y les sirvió de ejemplo. ¿Y por qué nosotros en el contexto de la iglesia no podemos hacer lo mismo, máxime cuando nuestro fin es uno solo que la Gloria sea para el Señor? Un verdadero líder no ve el desarrollo de otro líder como una amenaza a su liderato. Por el contrario, lo ve como un compañero o una compañera en la jornada a la que Dios nos ha llamado.

Por otro lado, el principio de la renovación es necesario en nuestro crecimiento como líderes y mucho más como líderes de la iglesia de Jesús. El ser humano es uno integral. Por tal razón, para continuar siendo exitosos en el cumplimiento del llamado que Dios nos hace es necesario renovarnos física, espiritual, mental, emocional y socialmente. Si descuidamos una de estas áreas, estaríamos funcionando de manera incompleta y a la larga nuestra labor y los resultados no serían de excelencia, como el Señor se merece.

Referencias:

Covey, Stephen. Los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva: Covey Leadership Center. Buenos Aires: Editorial Paidós, 1997.

Maxwell, John C. Las 21 leyes irrefutables del liderazgo: Siga estas leyes y la gente lo seguirá a usted. Nasville: Thomas Nelson Publisher, 1998.

Acerca de Pablo Jiménez

El Rev. Dr. Pablo A. Jiménez es pastor, conferenciante, escritor, editor de libros teológicos y profesor en el área de teología pastoral, particularmente de homilética y predicación.
Esta entrada fue publicada en Liderazgo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *